Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Navegación

Herramientas Personales

Usted está aquí: Inicio / Noticias / HOMENAJE A D. RODRIGO MOLINA ORTA COMO PRESIDENTE DE HONOR

HOMENAJE A D. RODRIGO MOLINA ORTA COMO PRESIDENTE DE HONOR

La Junta de Gobierno de la Comunidad de Regantes del Sur-Andévalo, reunida en sesión de fecha 15 de octubre de 2015, alcanza el acuerdo de elegir, por unanimidad de los presentes, como Presidente de Honor de dicha comunidad de regantes a don Rodrigo Molina Orta, por su dilatada y exitosa trayectoria al frente de la misma durante 24 años.

          Los presentes hacen constar en acta que en el año 1991 Rodrigo Molina se hizo cargo, en unas muy difíciles circunstancias, de la dirección de un proyecto de transformación en riego que estaba a punto de quebrar. Gracias al incondicional apoyo brindado por una serie de agricultores, quienes además de trabajar de manera desinteresada no dudaron en comprometer incluso sus propiedades, Molina supo con acierto recuperar la ilusión de un amplio conjunto de agricultores decididos a transformar en regadío sus tierras o a consolidar el regadío de las mismas. Todo ello en un contexto muy destacable de independencia política. 

Los resultados obtenidos desde aquel año tan sólo se pueden calificar de espectaculares: una inversión estrictamente privada, superior a los 150 millones de euros ha posibilitado la ejecución de una infraestructura hidráulica capaz de suministrar agua a una superficie de casi 10.000 Has., que ha convertido a la CRS-A en el primer consumidor de agua para riego en la provincia con un enorme potencial de expansión. Consciente Rodrigo Molina de la necesidad de consolidar oficialmente este exitoso proyecto de transformación, recogía a finales del año pasado la ansiada concesión de aguas superficiales definitivas con un volumen de algo más de 29 Hm3. de agua. Y a todo ello se suma un altísimo nivel de autoorganización que permite que el pago de cánones hidráulicos y tarifas eléctricas se desarrolle con gran puntualidad y a precios muy competitivos, a la vez que posibilita que las siempre complicadas relaciones internas en el seno de una Comunidad de Regantes se resuelvan en un contexto acusadamente armónico y respaldado con una tesorería totalmente saneada y dotada para futuras actuaciones.

No obstante, esta inversión sólo ha sido posible gracias a las ayudas públicas concedidas, tanto por las Administraciones Estatales como Autonómicas. Ejemplos de ello han sido la Toma del embalse del Piedras y la Ampliación, Modernización y Consolidación  de la Zona Regable del Sur-Andévalo. Este último con un presupuesto de adjudicación por valor de 24 millones de euros ha permitido casi duplicar el número de hectáreas de riego en nuestro ámbito territorial.

Rodrigo Molina apostó desde un principio por la estricta aplicación de un principio que se ha dado en denominar regadío a la demanda, que consiste en transformar tan sólo aquellas superficies cuyos propietarios estén dispuestos a practicar de inmediato la agricultura de regadío; disposición que deberá acreditarse, además, mediante la participación en los costes de ejecución de la infraestructura hidráulica necesaria. Gracias a este exitoso modelo se ha conseguido una importante generación de empleo que contribuye a paliar la situación socioeconómica de una de las comarcas más deprimidas de España con un bajo nivel de superficie regada.

         Hoy se puede afirmar, sin falsas modestias, que la iniciativa emprendida hace varias décadas por Rodrigo Molina y un grupo de agricultores, ha dejado de ser un proyecto para convertirse en una realidad. Una realidad en marcha, con 700 comuneros inscritos, con inequívoca vocación expansiva y, sin duda, con claroscuros en su desarrollo futuro, entre los que no son los menos importantes conseguir dotaciones suficientes para garantizar una cosecha acorde, en cantidad y calidad, al fruto, o aquellas obras públicas –desdoble del túnel de San Silvestre,  recrecimiento de la presa del Andévalo, nuevas presas de Alcolea y de Pedro Arco, y por último el desdoble de la Toma de Bocachanza– que garanticen, en un futuro a medio plazo, el abastecimiento hídrico de la provincia de Huelva.

         En este sentido, consciente de la responsabilidad que conlleva el liderazgo de la Comunidad de Regantes del Sur-Andévalo, Rodrigo Molina ha ejercido estos años de destacado reivindicador de inversiones públicas en proyectos hidráulicos, bien fuese ejerciendo la portavocía de la Mesa Provincial por el Agua en Huelva, crucial para que hoy la presa de Andévalo sea una realidad, como representante de esta provincia en el Consejo de Administración de HIDROGUADIANA, donde durante más de una década no paró de reclamar la presa de Alcolea, hoy en fase de construcción. Del mismo modo, ha sido un infatigable defensor del asociacionismo de las comunidades de regantes, en la convicción de que la unidad de acción nos hace más fuerte. Así, con el generoso apoyo de otros presidentes, supo constituir la Asociación de Comunidades de Regantes de la Provincia de Huelva COREHU. Y por último, adelantándose al empuje que alcanzaría la citricultura onubense facilitaba desde esta comunidad de regantes la unidad de este sector constituyendo la Asociación de Productores de Cítricos de la Provincia de Huelva.  

         La Junta de Gobierno de la Comunidad de Regantes del Sur-Andévalo hace constar en acta su reconocimiento a la labor ejercida por Rodrigo Molina, en el convencimiento de que, como hace algo más de veinte años, el espíritu emprendedor de los agricultores conseguirá, a medio plazo, un nuevo e importante avance en el desarrollo socioeconómico de una comarca tradicionalmente sumida en la depresión. Para afrontar la tarea pendiente, la CRS-A sabe que cuenta con un importante instrumento, que no es otro que la decidida voluntad de un conjunto de agricultores para mejorar la rentabilidad de sus explotaciones y la convicción de que trabajar coordinadamente con las Administraciones públicas y demás organizaciones de regantes, compartiendo con todas ellas el esfuerzo económico y organizativo que implica el desarrollo, constituye la mejor palanca de transformación de la realidad.

En San Bartolomé de la Torre, 20 de octubre de 2015.

Documentación adjunta