Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Navegación

Herramientas Personales

Usted está aquí: Inicio / Noticias / ADELANTO DE DEVOLUCIÓN DEL AHORRO ENERGÉTICO

ADELANTO DE DEVOLUCIÓN DEL AHORRO ENERGÉTICO

Reparto de parte del superávit energético previsto en la presente Campaña de Riego 2012-2013

La Junta de Gobierno de la Comunidad de Regantes del Sur-Andévalo ha tomado el acuerdo de repartir entre sus comuneros parte del superávit energético previsto en la presente Campaña de Riego 2012-2013. En principio serán 200.000 euros, a la espera del cierre de la cuenta de resultados previsto para el 30 de junio. El reparto de esta cifra se realizará en función al consumo acumulado por toma de riego desde el comienzo de la citada campaña, cuyo abono será descontado en próximas facturas a emitir.

La Comunidad de Regantes del Sur-Andévalo, consciente de la preocupante coyuntura del regadío onubense dificultada por una excesiva pluviometría, pretende con esta medida contribuir a la ayuda de sus comuneros en la superación de tan excepcional situación.

Este ahorro es fruto de una exhaustiva política de control y ahorro de los consumos energéticos en un contexto de permanente incremento de tarifas, aspecto este último que ha venido a convertirse en verdadero “talón de Aquiles” de la modernización de regadíos en España. De hecho, esta Comunidad de Regantes viene aplicando desde hace dos décadas permanentes auditorias a sus consumos eléctricos en busca de una optimización de costes.

Conscientes de que aún es posible hacer algún esfuerzo más, se ha llegado a estudiar otras alternativas, como  la producción de energías renovables, bien fotovoltaica como eólica. Si bien la opción más interesante ha venido a ser la hidroeléctrica. En este sentido, la CRS-A ha propuesto el pasado 14 de febrero en escrito dirigido a la Delegada Territorial de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente en Huelva, avanzar en la generación hidroeléctrica con la inaplazable instalación de sendas centrales hidroeléctricas en los embalses del Piedras y del Andévalo por parte de la Administración andaluza, que aumente de manera muy importante la limitada producción alcanzada en la central hidroeléctrica del embalse del Chanza. A diferencia de esta última, las centrales propuestas mantendrán su operatividad todo el año con totalmente independientes del régimen de lluvias y sin desperdiciar recursos hídricos al estar instaladas en su etapa de transporte, lo cual las hace excepcionalmente rentables y provechosas. Esta característica viene a señalarlas como objetivos de interesadas empresas externas. La Junta de Andalucía, por muy escasa de recursos que esté, no debe privatizar este recurso en la convicción manifestada por los usuarios de que estamos dispuestos a contribuir a su financiación.  

No obstante lo anterior, la rentabilidad, actual y futura, deberá repercutirse en los propios usuarios de agua, tanto urbanos, industriales como regadíos, porque son ellos, en definitiva, quienes soportan la financiación de las obras hidráulicas a través del canon y tarifas. Esta Comunidad de Regantes ha hecho saber por escrito de fecha 4 de abril a esa Delegación Territorial, la oportunidad que tiene la Administración andaluza de apoyar esta propuesta, a la vez que favorece una bajada del precio del agua a todos los onubenses. Consistiría en bajar los costes de los bombeos en el embalse del Chanza mediante la repercusión de los ingresos de explotación que se están obteniendo de su central hidroeléctrica, en funcionamiento 24 horas desde el pasado 23 de marzo. Sin duda, los usuarios onubenses agradeceríamos esta decisión.                        

Nacida en junio de 1989 la Comunidad de Regantes del Sur-Andévalo representa a 663 regantes en los términos municipales de Cartaya, Gibraleón, San Bartolomé de la Torre y Villanueva de los Castillejos. Los resultados obtenidos desde entonces, tan sólo se pueden calificar de espectaculares: una inversión estrictamente privada, superior a los 150 millones de euros ha posibilitado la ejecución de una infraestructura hidráulica capaz de suministrar agua a una superficie de 9.403 Has. y la transformación en riego de la misma, que ha convertido a la CRS-A en el primer consumidor de agua agrícola en la provincia y que, en el futuro, la dota de un enorme potencial de expansión. Todo ello, con un altísimo nivel de autoorganización que permite que el pago de cánones hidráulicos y tarifas eléctricas se desarrolle con gran puntualidad, a la vez que posibilita que las siempre complicadas relaciones internas en el seno de una Comunidad de Regantes, se desenvuelvan en un contexto acusadamente armónico.

En primer lugar, esta iniciativa no hubiera sido posible sin la estricta aplicación de un principio que se ha dado en denominar regadío a la demanda, que consiste en transformar tan sólo aquellas superficies cuyos propietarios estén dispuestos a practicar de inmediato la agricultura de regadío, disposición que deberá acreditarse, además, mediante la participación en los costes de ejecución de la infraestructura hidráulica necesaria. El corolario de este esfuerzo económico, asumido por los agricultores, no es otro que la rápida y eficiente transformación en regadío, seguida de un alto grado de autodisciplina, encaminados todos ellos a una mejor rentabilización de la inversión previamente efectuada.

En segundo lugar, como el 80 % de la superficie plantada es arboleda - eminentemente cítricos - las garantías de uso del agua y creación de jornales están prácticamente garantizadas cada inicio de campaña de riego, así como que la morosidad al final de la misma sea casi nula.

Como hace veinte años el espíritu emprendedor de los agricultores conseguirán un nuevo e importante avance en el desarrollo socioeconómico de una comarca hasta hace poco pauperizada y que hoy constituye un modelo a imitar por otras áreas deprimidas de Andalucía. Y para afrontar la tarea pendiente, la CRS-A sabe que cuenta con un importante instrumento, que no es otro que la decidida voluntad de un conjunto de agricultores para mejorar la rentabilidad de sus explotaciones y la convicción de que trabajar coordinadamente con las Administraciones públicas, compartiendo con ellas el esfuerzo económico y organizativo que implica el desarrollo, constituye la mejor palanca de transformación de la realidad.

Documentación adjunta